¿Cuáles serán los mayores desafíos y amenazas para las empresas en 2020?

¿Cuáles serán los mayores desafíos y amenazas para las empresas en 2020?

November 10, 2019

Ha pasado otro año, y no importa en qué industria trabajes, es probable que haya habido altibajos en el camino. El año 2020 marca el comienzo de una nueva década, y esto podría significar grandes oportunidades para su negocio, pero debe estar preparado para los desafíos y amenazas que vendrán también. Estas son solo algunas de las cosas en las que las empresas deben pensar en 2020.

1 – Protección de datos

En los últimos años, ha habido un cambio en la protección de datos, poniendo gran parte de la responsabilidad en las empresas. El Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) cambió la forma en que las empresas manejan los datos, lo que representó un gran desafío para las empresas internacionales, y los estados individuales ahora tienen sus propias regulaciones, como la Ley de Privacidad del Consumidor de California. En 2020, la protección de datos y la seguridad cibernética serán clave, por lo que es importante utilizar una plataforma segura para el alojamiento.

2 – Mantenerse innovador

Las empresas están nerviosas por asumir riesgos en el clima económico actual, pero la innovación es importante para mantener su negocio relevante en el mundo de hoy. Los cambios como adoptar el uso de big data, crear entornos de trabajo más flexibles y fomentar el uso de la gestión de ideas son formas en las que puede innovar sin dejar de dar pequeños pasos al principio.

Si bien esto se convertirá en un gran desafío a medida que avanzamos hacia 2020, muchas empresas ya han descubierto que, al ser innovadores durante el año pasado, se están adelantando al juego. Por lo tanto, es vital que los dueños de negocios aprendan maneras de mantenerse innovadores para asegurarse de que no se queden atrás en el mundo de los negocios de ritmo rápido.

3 – Automatización de trabajos

Se pronostica que, a principios de la década de 2020, la automatización afectará a un pequeño porcentaje de empleos, que se estima en alrededor del 3% a nivel mundial. Sin embargo, dentro de los próximos 10 a 15 años, ese porcentaje podría aumentar significativamente a medida que las máquinas se vuelvan capaces de autonomía, por lo que es algo en lo que todas las industrias deben pensar. A mediados de la década de 2030, hasta un tercio de los trabajos de su fuerza laboral pueden estar automatizados. ¿Es algo que desea abrazar, o preferiría mantener el toque humano, incluso si eso significa quedarse atrás de la competencia?

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la automatización y las personas pueden trabajar juntas si se hacen correctamente. Con una combinación de ambos, su negocio podría tener lo mejor de ambos mundos sin quedarse atrás. La automatización podría hacerse cargo de trabajos como la contratación y el análisis de los empleados, y podría hacer que sus miembros del personal trabajen en el servicio al cliente, y sobresalir por encima de la competencia, simplemente porque tiene el toque humano.

4 – Fuerzas laborales globales

Cada vez más empresas tienen empleados basados ​​en diferentes ubicaciones. Un estudio realizado por Upwork predijo que casi el 75% de los equipos en todo el mundo tendrán trabajadores remotos en la próxima década, lo que podría significar cambios culturales importantes. Si el trabajo remoto se convierte en la norma, hay una serie de ventajas para su negocio, que incluyen:

– Un grupo mucho mayor de candidatos para ocupar roles
– Posibles ahorros salariales ya que los trabajadores no pagan para desplazarse
– Incremento de la productividad de los empleados.
– Impulsar la felicidad de los empleados.

Sin embargo, tener una fuerza de trabajo remota representa una serie de desafíos, como dificultar el trabajo en equipo y garantizar que las personas sean más productivas. La tecnología está facilitando la superación de estos desafíos, pero en algunos casos, el trabajo cara a cara seguirá siendo necesario.

5 – Cambios políticos

2020 promete ser un año emocionante en la política mundial, desde el impacto del Brexit hasta las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre. Un clima político incierto a menudo puede afectar a los negocios, ya que puede conducir a fluctuaciones en la economía que pueden afectar cosas como el gasto del consumidor. Es importante que los líderes empresariales se mantengan al día con los cambios en el panorama político y reaccionen en consecuencia, lo que le permitirá planificar su futuro.

Las amenazas siguen apareciendo

Como sabemos, cada generación ha tenido su propio conjunto de desafíos que enfrentaron. Las empresas tuvieron que adaptarse a la creación de la imprenta al igual que tuvieron que adaptarse a la radio, la televisión, las depresiones y las recesiones. Cada generación es diferente en lo que conlleva y sin una conciencia de los desafíos que enfrentará una empresa, como los descritos anteriormente, lucharán por sobrevivir.

Es importante comprender con qué luchan las empresas para comprender qué empresas evitar en inversiones o empleo. Saber qué necesitan las empresas también podría revelar un servicio para su propio negocio.

Además de estos desafíos, aquí hay cuatro áreas que seguramente servirán como las mayores amenazas para los negocios para 2020.

1 – Tecnología

Los efectos de los avances tecnológicos se han sentido en cada parte de nuestras vidas. Muchos de los desafíos que ahora enfrentan las empresas son un producto, directa o indirectamente, de tecnología. Las empresas deben tener en cuenta cómo la tecnología actual y sus avances potenciales afectan sus resultados.

Uno de los mayores peligros que enfrenta una empresa es creer que son invencibles para estas fuerzas. La tecnología puede afectar la forma en que atacan a su empresa y puede reducir su participación en el mercado. Debido a la tecnología, la forma en que las personas hacen las cosas está cambiando drásticamente y si las empresas no tienen en cuenta eso, estarán expuestas.

Hay una serie de consideraciones a tener en cuenta con esto. Entre otras cosas, la tecnología puede mejorar las relaciones de una empresa con sus clientes y empleados, aumentar la eficiencia dentro del negocio y abrir puertas a nuevas direcciones para el negocio en general. Por otro lado, si la tecnología se usa de manera inapropiada, podría tener impactos igualmente negativos al ralentizar las cosas y fracturar las relaciones.

2 – Globalización

Cada negocio ahora está compitiendo en todos los mercados del mundo. Esto, nuevamente, es un producto de la tecnología pero también se ha convertido en un punto de preocupación en sí mismo. Es más fácil que nunca enviar trabajo al extranjero, encontrar productos de otras partes del mundo y comunicarse con socios potenciales en otros países. Todo esto crea nuevos desafíos para las empresas.

Debido a las leyes internacionales, una empresa puede estar limitada en lo que puede hacer con respecto a algunos de estos desafíos, pero eso solo significa que deben ser más creativos en la forma de combatirlos. Por ejemplo, si el producto o servicio de su empresa se puede subcontratar en el extranjero a un costo mucho más bajo, debe pensar en otra forma de hacerse más atractivo a un precio más alto. Este es un desafío en un entorno obsesionado con los costos, pero no imposible.

3 – La cara cambiante del trabajo

Esto también está influenciado por el desarrollo de la tecnología, pero es mucho más una cuestión de personas. Los solicitantes de empleo son cada vez más capaces de encontrar trabajo que puedan realizar desde la comodidad de su hogar. No solo eso, sino que los miembros más jóvenes de la fuerza laboral pasaron toda su vida en un mundo de conectividad masiva.

Si una empresa no se ajusta a las necesidades y demandas del nuevo mercado laboral, puede esperar que los empleados potenciales busquen trabajo en otro lugar.

4 – La velocidad del cambio

A lo largo de toda la revolución industrial, se estaban produciendo cambios en el mundo a los que las empresas debían adaptarse. Lo que hace que hoy sea diferente es que los cambios están ocurriendo más rápido y en una escala mucho mayor que nunca antes. Esto significa que una empresa podría hacer un cambio en la estrategia hoy, que es una buena decisión, pero en poco tiempo, es posible que deba alejarse de esa estrategia.

El nivel de flexibilidad que necesitan las empresas es algo bastante nuevo. Si bien es importante mostrar un nivel de consistencia para que los consumidores sepan qué esperar, si una empresa permite que esa consistencia se convierta en una obstinada continuidad, habrá que pagar un precio.

Permanecer vigilante

Estos son solo algunos de los desafíos que enfrentan las empresas en el mundo de hoy. Por supuesto, hay muchos otros al igual que hay otros nuevos a la vuelta de la esquina. En el mundo acelerado de hoy, conectado globalmente, los ejecutivos de negocios deben estar tan atentos como siempre si esperan estar preparados para manejar estos desafíos.

Fuentes: BusinessBlogs, Business Talk y BizFluent